El sonido musical

EL SONIDO – CAPÍTULO 6

LA MÚSICA Y EL RUIDO

¿Qué es lo que diferencia la música del ruido? O, dicho de otro modo, ¿cuándo un sonido puede calificarse como musical?

Bien, si atendemos a apreciaciones subjetivas, nos encontraremos con que, muchas veces, será muy difícil establecer dicha distinción, puesto que esta se verá afectada por numerosas variables: el estado de ánimo, la intención del autor, la torpeza del instrumentista y otras consideraciones estéticas e, incluso, teóricas.

En cambio, si nos basamos en las cualidades del sonido, en sus parámetros cuantificables, obtendremos, a priori, una calificación que tenderá a ser más objetiva. Teniendo esto en cuenta, podemos determinar qué característica, o características, del sonido hacen que éste pueda ser utilizado para la música.

Y, aquellos sonidos que no cumplan con esos requisitos, podemos considerarlos como ruido.

— : —

EL SONIDO MUSICAL

Un sonido se considera musical cuando tiene como origen un movimiento vibratorio periódico o pseudo-periódico. Por supuesto, tal y como se ha indicado, dejando a un lado toda consideración estética y artística.

– Periódico

Un movimiento, o cualquier fenómeno en general, es calificado de periódico cuando se repite de modo idéntico a intervalos iguales de tiempo.

Esa igualdad o repetición exacta de sí mismo implica, forzosamente, una continuidad o permanencia en el tiempo (puesto que no se producen variaciones: ni de frecuencia, ni de amplitud –intensidad–; ninguna).

Los movimientos periódicos puros son muy difíciles de encontrar en la naturaleza porque, como veremos, necesitan de factores externos que le aporten la energía necesaria para su continuidad o sostenibilidad en el tiempo.

Las cuerdas del violín, por ejemplo, gracias a la energía que les transmite la fricción del arco, poseen esa cualidad, lo que sostiene su sonido hasta que el músico detiene su mano.

– Pseudo-periódico

Sin embargo, sí que encontramos abundancia de sonidos pseudo-periódicos, cuyas ondas sonoras, si bien no se repiten de modo idéntico en el tiempo, las diferencias apreciables no afectan de modo significativo a su frecuencia, aunque sí pueden percibirse variaciones en su amplitud y, consecuentemente, en la intensidad del sonido (normalmente, en sentido decreciente).

En definitiva, los sonidos musicales son aquellos en los que el músico puede controlar:

  • Su altura: Constante o apreciable como tal.
  • Su intensidad: Constante o decreciente (depende de la fuente sonora).
  • Su calidad: Viene dada por el timbre o el “color” de un instrumento.

— : —

RUIDO

Es lo contrario a lo anterior. No posee una periodicidad en la frecuencia de sus vibraciones, su altura no es definida ni controlable y, en muchos casos, tampoco su intensidad; la calidad no es una característica aplicable ni, en ningún caso, puede adoptarse como criterio de identificación de la fuente.

Produce confusión al oyente, cuando no malestar, y su audición no resulta en absoluto precisa ni nítida.

— : —

Tabla de contenido del tema:

— : —

Un pensamiento en “El sonido musical

  1. Pingback: El sonido musical | Musicalecer. Creación, edición y producción musical

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s