Introducción al MIDI

MIDI – CAPÍTULO 1

Introducción

Seguro que alguna vez hemos asistido a una celebración o a una fiesta amenizada por un cantante —o un dúo compuesto por un cantante y un pianista—, con su teclado de acompañamiento y unos pocos aparatos más, y nos hemos sorprendido ante la cantidad de instrumentos que podíamos distinguir: Batería, bajo, guitarras, metales, violines,…

No era magia ni tampoco un fraude. Con el equipo apropiado y el protocolo MIDI un solo músico (o ninguno, incluso) puede tocar al mismo tiempo y de manera sincronizada todos los instrumentos. Y mucho más.

En la actualidad, el teclado y, lamentablemente, el propio teclista han sido sustituidos por un ordenador portátil debido a su versatilidad, facilidad de uso y menor coste. [Y no hay que repartir las ganancias con nadie].

Si, además, la inversión en el equipo fue importante y le dedicó el tiempo necesario a su configuración y programación nos asombraríamos de estar escuchando una orquesta casi real con una riqueza increíble de sonidos y matices.

Sin embargo, no todo es tan maravilloso como, a priori, parece: no nos extrañe que otro día y en otro lugar hayamos escuchado a otro dúo que tocaba exactamente los mismos temas y, aun cuando la calidad pudiera considerarse aceptable, tuvimos la sensación de escuchar música enlatada y falta de alma.

Esto mismo ocurre en el tema que nos ocupa, la producción musical. La calidad final que obtengamos dependerá, principalmente, de la calidad del equipo que utilicemos y del tiempo que le dediquemos.

De todos modos, sin gastar mucho se pueden hacer grandes cosas a nivel aficionado y el uso de aparatos que utilicen MIDI será nuestra mejor baza. Y mucho trabajo.

— : —

¿QUÉ ES MIDI?

MIDI es el acrónimo de Musical Instruments Digital Interface, es decir, Interfaz Digital de Instrumentos Musicales.

MIDI es un sistema de comunicación entre dispositivos (normalmente, aparatos e instrumentos musicales) que hace posible la transmisión de datos entre ellos (tanto para enviarlos como para recibirlos) e interactúen de manera compatible y sincronizada.

El protocolo de comunicación MIDI fue desarrollado, inicialmente, para comunicar e intercambiar información entre sintetizadores (allá por el año 1983). Consta de dos elementos bien diferenciados:

  • Por un lado, lo que se transmite. Se trata de datos digitales, es decir, series de bytes (unidad de información digital) encadenados y ordenados según el protocolo o lenguaje MIDI. Como información digital que es, también puede ser manejada por un sistema informático (ordenador), además de por todos los dispositivos que soportan dicho protocolo MIDI.
  • Por otro, los generadores de sonido. Son los aparatos o los instrumentos que reciben esos datos, ejecutan los comandos u órdenes en ellos contenidos y producen finalmente el sonido que escuchamos.

Veámoslo de esta otra forma:

La información MIDI es como una partitura que contiene las notas y el modo en que deben ser interpretadas —requiere, pues, que le dediquemos tiempo—.

Los aparatos MIDI leen e interpretan esa partitura y generan el sonido de los instrumentos, cuanto mayor sea su calidad mejor (o sea, más caros).

— : —

VENTAJAS E INCONVENIENTES

Ventajas

Los archivos MIDI son muy pequeños. Recordemos que están compuestos de instrucciones simples y cortas, nada más. Las posibilidades de edición son increíbles:

  • modificación de las notas a placer, en la mayoría de los casos simplemente arrastrándolas (según el software empleado);
  • cambiar el instrumento (sonido) por otro;
  • variar el tiempo de la canción sin problemas;
  • y mucho más…

En las actuaciones en directo, permite una interpretación más llena, con muchos instrumentos (sonidos) distintos y arreglos complejos. Si le añadimos un secuenciador, el “playback”, o la base musical de acompañamiento, tendrá una ejecución perfecta.

Inconvenientes

El resultado final, como ya hemos visto, está condicionado por el aparato o el instrumento que genera el sonido. Aunque el uso de samplers basados en muestras de instrumentos reales ha conseguido elevar la calidad del sonido de manera espectacular.

Las composiciones pueden adolecer de falta de alma. Las reproducciones pueden resultar mecánicas y poco humanas. MIDI no es capaz de representar la gran cantidad de matices que apreciamos cuando el tema es interpretado en directo por un músico. Ni tiene estados de ánimo ni, por supuesto, sentido del humor.

Salvo la conexión más simple, que consiste en enlazar dos teclados o sintetizadores MIDI para tocar lo mismo con los sonidos de ambos, requiere que dediquemos un poco de tiempo a la configuración y a la programación del equipo.

— : —

Tabla de contenido del tema:

— : —

Anuncios

Un pensamiento en “Introducción al MIDI

  1. Pingback: MIDI. Introducción al MIDI | Musicalecer. Creación, edición y producción musical

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s