La compresión

La compresión es un proceso que se utiliza para reducir el rango dinámico de una señal de audio.

Es fundamental comprimir el sonido para la producción musical:

  • El sonido resultante suena más equilibrado y compensado, no hay tanta diferencia entre las partes suaves y las fuertes de la señal.
  • Ganamos espacio de “headroom” y podemos subir el volumen general de la señal un poco más sin “tocar techo”.
  • Permitirá integrar la señal con mayor facilidad y claridad en la mezcla general.

No debemos confundirla con la compresión que se realiza para crear archivos de audio más pequeños. (Ver el tema ‘El sonido > Formatos de audio digital’).

El apéndice ‘La compresión’, incluido dentro del apartado dedicado a la dinámica, trata con detalle este proceso: concepto, tipos, métodos de aplicación, etcétera.

La dinámica del sonido

El apéndice “La dinámica > Introducción” introduce el concepto de la dinámica del sonido.

La dinámica forma parte de la música como las notas, la duración o el tiempo. Muchos términos y signos la cuantifican: pianísimo, piano, medio fuerte, fuerte, fortísimo, crescendo, diminuendo,…; ppp, p, mp, mf, f, fff, <, >,…

Una vez definida y entendida, se destaca la importancia que tiene el hecho de controlarla para la producción musical.

Dentro de los procesos de audio que afectan a la dinámica y nos permiten controlarla veremos los siguientes:

  • La compresión
  • La limitación
  • La reducción de ruido
  • La expansión
  • La normalización